Browsing Category

Lactancia materna

Lactancia materna vestirse frío invierno
Lactancia materna, Moda lactancia

Lactancia materna: 8 tips para vestir en invierno

Enero y febrero son, donde yo vivo, los meses más fríos del año. Después del temporal de frío y nieve que hemos tenido esta semana, y como persona especialmente friolera que soy, hoy me gustaría compartir con vosotras, algunos tips sobre “Cómo no pasar frío durante tu lactancia“. Estos consejos que te doy son los que me han ayudado durante muchos inviernos:

  1. Camiseta interior, imprescindible! La ropa de lactancia es muy práctica, pero aunque puedes vivir sin ella, lo que no debes de hacer en invierno es ir con la espalda o el vientre al aire. Vale la pena invertir al menos en un par de camisetas interiores de lactancia de quita y pon, con las que mantengas al menos tus riñones y espalda siempre protegidos de las corrientes.
  2. No sin mi cardigan! Añade a tu look una chaqueta o cardigan de punto de tono neutral (gris, negro, blanco..), hazte con una que puedas combinar con todo, de un material cálido, como la lana. De este modo podrás llevarla bajo el abrigo, cuando salgas, o dejártela puesta si estás en interiores y tienes frío.
  3. Capas. Muchas capas. Pero ¿cómo? Juega con las superposiciones, todos los tejidos se unirán para hacer frente al mismo adversario, el frío. Para aportarle un toque de estilo, intenta que los colores estén dentro de una misma gama y destaca únicamente uno si te apetece distinguirte. Contrasta las prendas oversize con otras más ceñidas y de esta forma crearás una silueta más estilosa. Juega con los volúmenes!
  4. Mantente bajo cubierta! Elige prendas cálidas, que te permitan amamantar sin tener que descubrirte en exceso.
  5. Abriga tus pies. Si eres de las que se queda con los pies fríos, hazte con un buen calzado aislante o incorpora a tus zapatos una plantilla de pelo o de piel de borreguito auténtico, las encontrarás en internet. Tus pies ya no pasarán frío nunca más y con los pies calientes, créeme tu cuerpo entrará en calor!
  6. Dulces sueños, pero no fríos. Sobretodo si colechas, es fácil que te despiertes por la mañana con el torso y espalda al aire en pleno invierno, y eso pasa factura. Cuida bien de tus puntos débiles especialmente por la noche y utiliza un pijama adecuado e incluso una camiseta de lactancia de cuello alto si padeces de la garganta.
  7. Muévete. Tu cuerpo necesita acción, activa tu circulación. Pon música, baila con tu bebé, salid a dar un paseo al sol, o por algún lugar cubierto…
  8. Crianza con apego. Y recuerda lo mejor es estar cerquita de tu bebé, y así además os dais calor mutuamente y os termorreguláis. Método canguro, piel con piel, porteo, abracitos… No hay nada mejor ;0)

    Como vestirse para amamantar en invierno! 8 Tips de moda para lactancia materna.

Si quieres compartir algún consejo con nosotras y nuestras lectoras, puedes hacerlo en comentarios.

Crianza con apego, Lactancia materna, Vida sana

Verano con bebés. Claves para un verano 10

¡Ahora sí, ya estamos oficialmente en verano!

Y sí, ya sabemos también que hay que ir con cuidado con las altas temperaturas, y más con un bebé. Pero no por ello hemos de recluirnos y dejar de disfrutar de las actividades veraniegas al aire libre si tenemos en cuenta algunos aspectos.

Exposición solar

No tengas miedo de salir con tu bebé. Como siempre, recuerda evitar las horas más calurosas. Seguro que hay muy cerca lugares preciosos por los que ir a dar una vuelta con el bebé, como jardines, parques o paseos con sombra, o incluso algunos cubiertos y frescos como museos, mercados o bibliotecas.

Recuerda, en cualquier caso, cubriros del sol con prendas frescas y claras o incluso sombrilla durante el paseo o trayecto hasta la tienda del barrio, por ejemplo. Gorra y gafas de sol son siempre bienvenidas también, por supuesto. Y en cuanto al protector solar, hay muchas y diversas opiniones que se suman a la escasa investigación y evidencia científica al respecto, pero es cierto que existen varias marcas que cuidan los componentes más que otras, así que lo mejor es que consultes con el pediatra, médico de familia o farmacéutica/o de confianza.

Recuerda que el calor puede abrumarnos y hay bebés que disfrutan mucho al aire libre pero otros se irritan fácilmente si sudan o no se encuentran del todo cómodos con la temperatura y, en su lenguaje, seguro que nos lo comunican. Resulta útil estar atenta a sus señales para saber cuándo es hora de volver a casa, por ejemplo, y para poder disfrutar de actividades que se acomoden al ritmo, las necesidades y los intereses de ambos.

Hidratación

Es fácil deshidratarse en un ambiente muy caluroso, así que no salgas de casa sin una botella de agua. Durante la lactancia, tanto los bebés que maman aún de forma exclusiva (hasta los 6 meses, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud) como los que ya toman alimentación complementaria, pedirán teta más a menudo para rehidratarse de manera preventiva o cuando realmente haya una baja hidratación por el exceso de temperatura. Ya sabes, teniendo en cuenta que el bebé sabe autorregularse correctamente y pedirá pecho siempre que lo necesite, no hay problema. Una vez más, nuestra/o propia/o hija/o es la mejor brújula en esta aventura de la maternidad. Recuerda que no es necesario dar agua a los bebés menores de 6 meses que toman teta de manera exclusiva, simplemente sigue dando teta a demanda, ya que es lo que le ofrece toda la hidratación necesaria.

Disfrutad

De la playa, de la piscina, de la montaña… Del tiempo. Del ritmo más relajado que suele regalarnos el verano..

Disfrutar es la clave, sí, pero a no pocas mamás les preocupa, por ejemplo, bañarse o tomar el sol dando el pecho. No te preocupes, como hemos comentado anteriormente en cuanto a la exposición solar, sólo hay que tomar consciencia, una vez más, de las precauciones que ya conocemos. Por lo demás, podemos disfrutar del verano y de las actividades refrescantes que tengamos a nuestro alcance.

Otras mamás suelen preocuparse por el goteo de leche mientras se bañan o al llevar bañador. Nada que temer. Puedes usar tus discos de lactancia de tela habituales (y si son desechables, no olvides retirarlos antes de entrar al agua) y ofrecerle pecho al bebé antes de entrar al agua, por ejemplo, para sentirte más cómoda.

Y para el bebé, puedes utilizar pañal-bañador de tela o desechable para evitar escapes si entra en contacto con el agua del mar o de la piscina. Resulta una solución cómoda y muchos de ellos son preciosos.

Así que disfrutad, disfrutad del verano, del habitual cambio de ritmo y quizá de entorno, de la familia y de los amigos, de las actividades refrescantes y divertidas, de la lectura veraniega (pronto compartiremos un post con recomendaciones literarias veraniegas para todas las edades), de las excursiones o escapadas y, por qué no, de los viajes.

vestido lactancia fiesta boda
Lactancia materna, Moda lactancia

Vestidos de fiesta de lactancia

Si estás amamantando tu bebé, y tienes próximamente una boda, bautizo, comunión u otro evento que requiera de vestimenta elegante y no sabes que ponerte en Tetatet somos expertos en vestidos de fiesta de lactancia materna. Vestidos de lactancia elegantes, cómodos, con estilo, y que además te permitirán un acceso rápido al pecho.

Con los que podrás ofrecer la teta a tu bebé en el momento en que lo necesite. Muchos de ellos han sido diseñados pensando en la silueta postparto, y otros para adaptarse y favorecer a diferentes fisionomías (alta, baja, caderas anchas…) Continuar leyendo

Crianza con apego, Lactancia materna

Tetatet. Muy cerca de tí

En Tetatet estrenamos web y comenzamos una nueva andadura!
Sabemos que con el embarazo, postparto, lactancia, crianza… nos encontramos absortas en otro mundo. El maravilloso mundo de ser madres y entregarnos a nuestros hijos.

La maternidad es una gran transformación en todos los sentidos, y con tantos cambios, a veces, es difícil encontrar tiempo hasta para las cosas más cotidianas, e incluso para cuidarnos. Es muy frecuente que con tantos cambios, ya no sabemos ni cual es nuestra talla, la ropa de embarazo nos queda grande, pero la de antes nos queda pequeña y necesitemos estar cómodas para poder dedicarnos a nuestro bebé, y vestir de manera que podamos ofrecer fácilmente el pecho, si estamos amamantando.

En Tetatet lo sabemos. Sabemos que es difícil acertar con la talla o con el modelo que nos sentará mejor. Por eso, nos ofrecemos a asesorarte gratuitamente y ayudarte. Para que aquello que compres te siente como un guante. Da igual si es un sujetador de lactancia, una camiseta de rebajas o un vestido de fiesta.

♥ Llámanos y deja que cuidemos de tí!
Teléfono y Whatsapp: 693 803 999

Tetatet. Maternidad, Lactancia & Crianza
www.tetatet.es

Crianza con apego, Lactancia materna, Vídeos ♥

¿Por qué lloran los bebés? Por Laura Gutman

¿Por qué llora mi bebé? – 1ª Parte

Cuando nacemos, los seres humanos esperamos encontrar la misma calidad de confort que hemos vivido durante 9 meses durante el útero materno. Es decir; contacto permanente, movimiento permanente, alimentación permanente, ritmo permanente. Mientras permanecemos en el útero materno, oímos los latidos del corazón de nuestra madre, su voz, las voces de otras personas, oímos los ruidos del cuerpo materno digiriendo la comida, riendo, hablando, cantando, respirando…

En el momento de nacer, además del impactante pasaje hacia la respiración a través de nuestros pulmones que se llenan de aire, pasamos también de un ambiente húmedo a uno seco, experimentamos un descenso de temperatura en el ambiente, y además los sonidos ya no están amortiguados. Para colmo, sufrimos un cambio radical en la postura; ya no estamos boca abajo, sino que estamos acostados, o con la cabeza más alta que el resto del cuerpo, pero en buenas condiciones podemos soportar e integrar estas nuevas sensaciones con serenidad y placer.

Durante millones de años, los bebés recién nacidos hemos mantenido un estrechísimo contacto corporal con nuestras madres y aunque en los nuevos siglos, los bebés estamos siendo privados de esta invalorable vivencia, cada bebé que nace espera encontrarse en ese mismo lugar: en brazos de su madre. Si no encontramos refugio y confort en el cuerpo materno, la situación nos resultará dramática y la hostilidad en el medio ambiente será muy difícil de confrontar. ¿Qué pasa si no obtenemos el nivel de confort que necesitamos?

Todos los bebés sanos lloramos para avisar que no estamos bien. Por suerte, los seres humanos desde el nacimiento contamos dos herramientas indispensables para la supervivencia. En primer lugar, el instinto de succión, que nos permite obtener leche, y por otra parte el llanto que nos sirve para avisarle a nuestra madre que la necesitamos.

Si los adultos comprendemos que los bebés no pueden resolver nada por sus propios medios, vamos a tener que aceptar que si el bebé llora es porque precisa ser atendido. La pregunta que podemos hacer es si damos prioridad a las necesidades de nuestro bebé o si le otorgamos prioridad a nuestras propias necesidades.

Tengamos confianza en que si el bebé recién nacido se siente seguro, amado, sostenido, estable y va confirmando que cada vez que necesita algo, lo va a obtener, las cosas se van a facilitar en la vida cotidiana con el bebé. El bebé va a ir organizando una fuerte seguridad interior y les aseguro que ese es el regalo más preciado para el desarrollo de su vida futura.

Si tuvimos un embarazo espléndido, es posible que nos sorprenda el puerperio, ¿sabes por qué? Porque durante el embarazo, el bebé nos acompaña a nosotras, pero en el puerperio, somos nosotras las que tenemos que acompañar al bebé y eso es mucho más trabajo.

Si somos mujeres identificadas con la autonomía, la libertad, el manejo del dinero, la libre circulación, la independencia, es obvio que cuando aparece el bebé, nos vamos a sentir prisioneras, vamos a tener ganas de escapar a cada rato de esa demanda incesante del bebé, y claro, cuanto más sienta el bebé sienta que nosotros queremos escapar, más el bebé va a llorar por las dudas, pidiendo que nos quedemos ahí. ¿Quién tiene razón, la mamá o el bebé?

¿Por qué llora mi bebé? – 2ª Parte

Siempre podemos dejar a un bebé llorar, en algún momento va a parar. Sin embargo, esto no significa que el bebé haya recibido los cuidados que estaba reclamando, al contrario; solamente entendió, que llorar no sirve para nada, y algo peor, el bebé para obtener cuidados maternos va a desplazar sus manifestaciones sobre otro pedido que pueda ser escuchable por la mamá. Por ejemplo, se va a enfermar, y la mamá va a mirar la enfermedad, en lugar de mirar el bebé necesitado, y ahí ya tenemos la primera equivocación.

¿Hasta cuándo somos bebés? ¿Hasta los 6 meses, 1 año, 1 año y medio, 2 años, 3 años? ¿Qué importa? Mientras el bebé pida brazos, teta, calor, mirada, presencia, permanencia, juego, lo va a pedir, y en la medida en la que nosotras se lo podamos ofrecer, simplemente el bebé se va a sentir bien. Cuando se sienta seguro, no lo va a pedir más porque nadie pide lo que no necesita. Simplemente los tiempos de los bebés no son iguales a los tiempos de los adultos.

En todos los casos, todos los bebés lloran, todas las mamás lo pasamos mal, todos los papás lo pasamos mal. Sin embargo, nos diferencia la intención, la firme intención de hacer algo para comprendernos más, y para comprender al bebé que algo interesante nos está diciendo, por eso ¡pidamos ayuda!

Podemos empezar por hacer algo muy fácil, tengámoslo en brazos, ofrezcámosle el pecho, observémoslo, digámosle palabras cariñosas. No es tiempo de pensar, es tiempo de actuar según las indicaciones de nuestro corazón.

¿Qué pasa si a pesar de acunar al bebé, de abrazarlo, de alimentarlo, de cobijarlo, igual el bebé sigue llorando? Ahí tenemos que comprender que es momento de preguntarnos que me pasa, en lugar de qué le pasa.

Madre y bebé compartimos el mismo territorio emocional, podemos decir que sentimos lo mismo. Es verdad que cuando el bebé nació, nos hemos separado físicamente a través del corte del cordón umbilical, pero en un plano más sutil, no estamos separados. A este fenómeno lo vamos a llamar fusión emocional.

Ahora viene la parte más difícil, el bebé expresa especialmente todo el material emocional que las madres no registramos, que hemos relegado a la sombra. Es decir, manifiesta justo eso en lo que hemos puesto tanto empeño en olvidar: situaciones confusas de la infancia, secretos, abandonos emocionales, pérdidas afectivas o dolores sin nombre.

Por eso, cada vez que el bebé llora, además de acunarlo, abrazarlo, alimentarlo, protegerlo, tomemos contacto con eso que nos duele, pidamos ayuda, conversemos con las personas más cercanas afectivamente sobre eso que nos pasa o que nos pasó. Asumamos nuestros conflictos y busquemos la manera de encararlos con mayor madurez.

Y si todavía, todavía sigue llorando, busquemos compañía. No atravesemos todo el día solas con el bebé en brazos. Pero cuidado, buscar compañía significa estar junto a personas que no nos juzgan, sino que simplemente tienen la capacidad de acompañarnos y dispuestas a escuchar nuestras necesidades emocionales, nuestras, las de las mamás. Las madres y los bebés nos lo merecemos.

Extraído de ¿Por qué lloran los bebés? Laura Gutman.

Lactancia materna, Vídeos ♥

La lactancia es natural… naturalmente hermosa

La lactancia es natural … naturalmente hermosa es una exposición orientada a la promoción de la normalización de la lactancia materna.

Tras estas imágenes se encuentra Christine Santos.

Aunque la lactancia materna está claramente aceptada como la opción más saludable para alimentar al bebé, Christine, fotógrafa y madre de 3 hijos, ha sufrido durante la crianza de sus hijos alguna mala experiencia por amamantar en público. Hay que recordar que en EEUU, el supuesto país de las libertades, 12.000 mujeres son arrestadas cada año por amamantar a sus hijos, y aunque amamantar en público está permitido por la ley, el exhibicionismo no lo está y por esta razón son muchos los agentes de policía que se acogen a estas leyes. Son datos tan vergonzosos y absurdos que cuesta de creer ¿verdad?

Christine Santos ha realizado esta hermosa colección de 53 fotografías de madres lactantes en diferentes entornos naturales, con la que le gustaría ayudar a normalizar la lactancia y cuya recaudación irá destinada a actividades destinadas a la educación y promoción de la lactancia en público.

Podéis apoyar su proyecto aquí y ver la colección completa de fotografías en Huffingtonpost.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers