Lactancia materna, Vídeos ♥

La lactancia es natural… naturalmente hermosa

La lactancia es natural … naturalmente hermosa es una exposición orientada a la promoción de la normalización de la lactancia materna.

Tras estas imágenes se encuentra Christine Santos.

Aunque la lactancia materna está claramente aceptada como la opción más saludable para alimentar al bebé, Christine, fotógrafa y madre de 3 hijos, ha sufrido durante la crianza de sus hijos alguna mala experiencia por amamantar en público. Hay que recordar que en EEUU, el supuesto país de las libertades, 12.000 mujeres son arrestadas cada año por amamantar a sus hijos, y aunque amamantar en público está permitido por la ley, el exhibicionismo no lo está y por esta razón son muchos los agentes de policía que se acogen a estas leyes. Son datos tan vergonzosos y absurdos que cuesta de creer ¿verdad?

Christine Santos ha realizado esta hermosa colección de 53 fotografías de madres lactantes en diferentes entornos naturales, con la que le gustaría ayudar a normalizar la lactancia y cuya recaudación irá destinada a actividades destinadas a la educación y promoción de la lactancia en público.

Podéis apoyar su proyecto aquí y ver la colección completa de fotografías en Huffingtonpost.

Cita del mes

Naomi Aldort ~ Cita del mes

“Esperar que el niño se desarrolle
siguiendo un ritmo establecido por usted
contradice la idea de quererle por lo que es, porque su valía se mide según estándares
y calendario.

En lugar de ello, amar al niño consiste
en complacerse con su ritmo de crecimiento para que se sienta libre de ser quien es
a cada paso de su camino, libre de la preocupación por su amor o valoración
si no actúa según sus estándares o calendario”.

Naomi Aldort, Aprender a educar ~

Crianza con apego, Vida sana

La Furgoteta, viajes en familia

La Furgoteta, viajes en familia

Dando un paseo por Instagram, descubrí un día a La Furgoteta, un blog de reciente creación donde María, Heber y Éire (mamá, papá e hija) comparten sus aventuras y viajes en furgoneta, y nos muestran como viajar en familia es compatible la crianza respetuosa, la lactancia, los ritmos y necesidades de su pequeña.

Con menos de un mes de vida, Éire experimentó su primera noche en la furgo. Cuenta María que esa primera escapada de una noche, la prepararon como si se fueran a recorrer Laponia durante 6 meses. Ahora ya solo llevan el equipaje imprescindible y algo que nunca les puede faltar, mucha ilusión.

“Esperamos descubrir muchos más sitios y disfrutarlos a través de los ojos de la chiquitina de la familia. Creemos que para conseguirlo no hace falta dejar bajo mínimos la cuenta corriente, sólo hay que echarle un poco de imaginación y de ganas.”

Hoy en El Blog de Tetatet, tenemos el honor de entrevistar a La Furgoteta.

Viajar con niños pequeños es más sencillo de lo que parece?

No lo sé, a nosotros siempre nos ha parecido fácil. En el fondo es una cuestión de actitud; si piensas que es fácil, lo será. La mayor parte de los problemas los creamos nosotros. Los niños pueden ir casi a cualquier sitio, se adaptan muy bien, simplemente hay que tener en cuenta sus necesidades y cubrirlas sin tomarlas como un inconveniente o una pega. Es decir, imagina que vas a una ciudad en la que has elegido un restaurante chulísimo que venía en la guía. Te queda apenas media hora para llegar, pero el niño empieza a mostrar síntomas de estar hambriento. Pues te paras y comes donde puedas, no pasa nada. Ya comerás en un restaurante estupendo otro día. O quieres ver un concierto callejero a última hora del día pero el peque tiene sueño. Pues te vas a dormir y ya está. Ya tendrás otra oportunidad de ver un concierto.

Los problemas vienen cuando intentas que el peque aplace sus necesidades para seguir tu ritmo y hacer lo que tú quieres. Eso no funciona y habrá llantos y malos ratos, pero por culpa del adulto, no del niño.

Por supuesto también hay que ir bien equipado, llevar lo que sea necesario. Pero eso no significa ir cargado como una mula de trastos inútiles. Elige un juguete pequeño y un cuento manejable. No te lleves en la mochila un plato y una cuchara para comer el puré, si comes en un bar o restaurante, tendrán vajilla.

Si te organizas, llevando muy poco lo llevas todo.

Vuestras aventuras en furgoneta (ahora Furgoteta) ya vienen de antaño, realmente ha cambiado mucho vuestra manera de viajar?

En las primeras salidas pensábamos que no íbamos a tener sitio en la furgo para todo lo que teníamos que llevar. Si con el equipaje para un fin de semana no cabíamos, ¿cómo íbamos a irnos un mes? Nos dimos cuenta de lo exagerados que éramos llevando cosas y ahora volvemos a tener sitio de sobra.

Pero sí que ha cambiado todo: ahora somos tres, todo es mucho más divertido, hay descubrimientos increibles donde antes veíamos algo rutinario, el campo es mucho más atractivo, hay muchas más cosas que hacer en la playa, todo puede convertirse en un juego y solemos acostarnos más temprano de lo que lo hacíamos antes. Por lo demás, seguimos moviéndonos mucho y con la misma libertad de siempre.

Viajando con una niña pequeña, qué factores tenéis en cuenta a la hora de elegir un destino?

Que nos apetezca, que podamos y que no haya una guerra o una catástrofe natural. Exactamente como cuando no teníamos niña. Eso sí, una vez elegido el destino, piensas en lugares o actividades que puedan gustar o entretener a Éire. Hay que contar con ella como lo que es: una viajera más que tiene que disfrutar.

Queréis contarnos alguna anécdota especial de alguno de vuestros viajes?

Más que una anécdota, os contamos la experiencia. En las primeras salidas, Éire dormía en un capazo en la parte de abajo de la furgo y nosotros en la cama de arriba. Cuando pedía teta, yo bajaba, le daba de mamar y me desvelaba. Después optamos por que fuese Heber el que bajase, me subiese a Éire a la cama y yo le daba de mamar sentada. Incomodísimo. Al final vimos que lo mejor para todos y lo más razonable era dormir los tres en la misma cama. Así, cuando Éire quiere mamar, pues mama, estamos tumbadas, a nadie le duele la espalda y nadie se desvela.

A veces hacemos las cosas más difíciles de lo que son. Nos empeñamos en no dormir con el bebé, cuando resulta que es la opción más sencilla y cómoda (al menos para nosotros) y la que se ha hecho toda la vida. Pero hay una barrera mental que romper y eso es lo más complicado.

Algún consejo valioso para viajar con niños?

Viaja, rompe tus barreras mentales, todo se puede. Piensa en el niño, cubre sus necesidades, búscale lugares y actividades que le puedan gustar en el destino elegido y te garantizamos que le va a encantar viajar en familia.

También podéis seguir a La Furgoteta en Instagram, Facebook, Twitter y Pinterest.

Crianza con apego

Reflexiones de Rosa Jové sobre el método Estivill

Hoy es 29 de Junio, Día Mundial del Sueño Feliz y nos gustaría compartir con vosotros estos fragmentos de la reflexión que hizo Rosa Jové sobre sobre lo dañinos que son los métodos conductistas para “entrenar” a los niños a dormir, como los del sr. Estivill (autor de libros como Duérmete Niño o ¡A Dormir!).
Comentarios extraidos de la página Método Estivill, por qué no aplicarlo, donde podréis encontrar mucha más información:

De momento no hay ningún estudio que demuestre que a los niños que se les ha aplicado este método no tengan secuelas psicológicas de mayores.

En cambio hay estudios científicos importantes (Spitz, Harlow, Bolwby, Mckenna,….) sobre lo perjudicial que es dejar llorar a los niños, no consolarlos, dejarlos solos, etc…

No hay en todo el libro de Estivill una nota bibliográfica de ningún estudio y de ningún autor que avalen sus palabras. Me enseñaron en la universidad que todo trabajo científico debe ir acompañado de estudios y citas que avalen lo que uno dice; en caso contrario, no es ciencia, sino periodismo. Por cierto…..¿por qué un hombre de “ciencia”, como Estivill, elige a una periodista, como Silvia de Béjar, para escribir su libro?

Estivill dice en el prólogo de su libro que funciona en el 96% de los casos (sin citar ningún estudio que avale sus palabras, ¡claro!). En cambio en el capítulo VI cita que hay problemas que no tiene solución como las pesadillas (45% de niños), el sonambulismo (15%), etc… A ver, repasemos matemáticas. Si del 100% de niños con problemas de sueño (donde se supone que incluye a los de las pesadillas) el 96% se “curan” con el método, pero el 45% del 100% no pueden ser curados…… hay algo en esta suma que me falla. O me sobran niños o me faltan curaciones.

¿Qué pasa? Pues que Estivill no tiene la solución para los verdaderos problemas del sueño. Solo trata esos casos leves de niños que tienen necesidad de sus padres para dormir (cosa que se cura sola con el tiempo).

Lo único que les “enseña” a los niños con su método es a darse cuenta de que nadie les hará caso y, por lo tanto, a la larga aprenden a no quejarse más. Muchos ni siquiera se duermen enseguida, sino que se quedan quietos en silencio.

Ante un diagnóstico es de elección el tratamiento menos agresivo para la persona.

Ante un niño que todavía necesita dormir en compañía o que le duerman, hay muchas cosas que funcionan, entre ellas el mecerlos, el dormir acompañados o el dejar pasar el tiempo. La mayoría de problemas se resuelven solos, y ¡total! si el método es tan bueno, funcionará igual
a los pocos meses que a los 3 años (época en la que se suelen solucionar gran parte de los problemas). ¿Por qué empezar con el que hará sufrir más a nuestro hijo?

Soy persona de ciencia (o lo intento) y necesito respuestas antes de hacer llorar a mi hijo.
El día que me den todas las respuestas que necesito quizás lo recomiende, mientras tanto… intente no creer todo lo que la publicidad dice. Busque, investigue y pregúntese. Sus hijos lo merecen.

Os dejo también el enlace al libro “Dormir sin lágrimas“, de Rosa Jové. Una lectura muy recomendable que puede ayudar a comprender a los padres el proceso del sueño infantil, y a resolver problemas de sueño de una manera respetuosa y no agresiva.

Crianza con apego

Libertad de los niños en peligro

Libertad de los niños en peligro

Descubriendo el mundoHace unos meses, Joan y yo nos encontramos en un parque cercano a casa con una madre y sus dos mellizas, y nos acercamos para que pudieran jugar juntos. Entablamos la típica conversación con la madre sobre cuando se habían soltado a andar sus niñas (a Joan todavía le faltaba un poquito) me contó algo que me dejó estupefacta. Mientras sus mellizas andaban torpes pero alegres por el césped, me dijo que en casa no las dejaba andar, las tenía siempre en el tacatac, para evitar que se hicieran daño o que pudieran estropear cosas de la casa.

Y ayer, sin ir más lejos, íbamos por un amplio paseo del pueblo y un padre le decía a su hija de poco más de un año “puedes andar por aquí, pero sin salirte de la línea”, refiriéndose a que sólo pisara una línea de baldosas. Por un lado, una niña tan pequeña es incapaz de entender esta orden, pues su neocortex está todavía por desarrollar. Por otro, al no poder cumplir con la condición del padre, este la volvió a meter en el carro. ¿Qué pasa a los padres de hoy en día? ¿Por qué nos empeñamos en poner normas absurdas e innecesarias a nuestros hijos?

Hoy me he levantado indignada, oiga… Es que contínuamente veo como padres, madres, abuelas y abuelos no dejan jugar a los niños libremente, tocar la tierra, el agua de la fuente, el cesped, las piedras… Explorar el mundo, en definitiva. Estoy cansada de oir “eso no, caca”. Parece que el mundo está infectado y que es más importante llevar el niño limpio como un trofeo, que permitir que el niño explore, se divierta, tenga libertad de movimiento (obviamente siempre con sentido común y evitando peligros).

Parece que los adultos somos muy caprichosos y nos gusta controlar todo lo que hacen, hasta a lo que juegan…

Más casos: un niño absorto jugando con las piedrecillas del parque, el padre lo coge y dice “ven, vamos a jugar en el columpio” y se lo lleva, interrumpiendo a su hijo y su juego libre. Mientras, una niña pequeña disfruta tocando y descubriendo las texturas y los cambios de color que tiene la madera de un columpio cercano, está muy interesada, está feliz. Pero parece que a su abuela se le ha antojado que salte de sus manitas sobre un banco que hay al lado, la niña no quiere, pero ella la coge a la fuerza, “ven, verás que divertido”, le dice.

No creo que haya padres, ni madres, ni abuelas y abuelos malintencionados. Pero sí muchos que no son conscientes de las necesidades de los niños, que no se ponen en su piel, que no se dan cuenta. Imagináos por un momento, que alguien os dice en todo momento que es lo que tenéis que hacer “Ahora camina por aquí… Ahora deja de dibujar y ponte a jugar al fútbol… Veo que estás muy agusto tomando el sol, pero quiero que te bañes en la piscina ahora mismo”… Parémosnos a pensar ¿realmente son necesarias las cosas que les pedimos?

Los niños de hoy en día, son mucho menos libres de lo que fuimos nosotros. Muchos de nosotros hemos podido jugar en la calle, ir al cole solos… parece que cada vez gozan de menos libertad. A menudo pienso, y me da un poco de miedo, pensar como será la sociedad del futuro, los niños son los adultos de mañana. ¿En qué se convertirán estos niños acostumbrados a ser dirigidos, a recibir órdenes en todos los ámbitos de sus vidas, niños cuyas alas han sido cortadas y a los que no se les permite ser espontáneos?

Es hora de ser más conscientes de las necesidades de los niños, de adecuar las casas a los niños y no los niños a las casas. De guardar las figuritas de cristal o de porcelana y de poner los cactus en una estantería más alta. Dejemos a su alcance lo que puedan tocar, dejemosles descubrir su entorno con libertad, dejemos de ponerles normas que no pueden cumplir, ahorremos en enfados y discusiones nuestras, y ahorremosles a ellos tristezas y llantos por cosas que carecen de importancia en  realidad.

Vestimos a los niños como pequeños adultos, y parece que bajo esa apariencia tan graciosa, se nos olvida que no son “mini-yos”, que son niños pequeños. Los bebés y niños pequeños no son manipuladores. Los manipuladores somos nosotros.

Y esto último no es que lo diga yo, lo dice la ciencia. Gracias a la neurociencia podemos saber cómo funciona el cerebro de los bebés y niños pequeños.

La vida de los bebés es regida por el cerebro reptiliano (que regulan los mecanismos de superviviencia: hambre, calor, bienestar) y mamífero (necesidades afectivas). El proceso de mielinización, que pone en conexión las neuronas, no finaliza hasta aproximadamente los dos años de edad.

Esto quiere decir que hasta ese momento el neocortex (responsable del pensamiento racional, abstracto y del lenguaje) no comienza su funcionamiento, y lo hace poco a poco, hasta los seis años aproximadamente. Por lo tanto NO es cierto que los bebés o niños pequeños nos quieran manipular, sino que son más impulsivos, porque su neocortex, parte del cerebro racional todavía está en desarrollo. Así que no les pidamos más de lo que ellos pueden dar. Y favorezcamos un entorno con libertad, óptimo para su desarrollo y sus necesidades, evitando la fustración de exigirles lo que todavía no están preparados a hacer.

 

Vida sana

Un pequeño oasis

Un pequeño oasis

Por estas fechas hará un año, que descubrimos un pequeño oasis cerca de casa, un lugar donde respirar y jugar con la tierra, al que intentamos acercarnos siempre que el trabajo y los quehaceres diarios nos lo permiten.

A unos cinco minutos paseando desde casa estamos rodeados de campos y huerta, y entre ellos hay un hermoso huerto ecológico, hermoso porque sus dueños miman y cuidan sus verduras y el entorno con amor y respeto.

Fran y Datsu son agricultores ecológicos por convicción, y un día decidieron cambiar su estilo de vida y dejar sus trabajos para comenzar con este proyecto.

A Joan le encanta venir al huerto y jugar con la tierra, los caracoles, el agua… Tocar las plantas y las flores silvestres, correr libremente, dejar migas de pan cerca del hormiguero y ver como las astutas hormigas se las llevan rápidamente hacia su guarida… Ofrecerles galletas a sus amistosos perros… Y también disfrutar de la compañía de tan bella familia. Allí se siente especialmente libre y feliz, como nosotros.

Por si os interesa, este pequeño Oasis llamado El Rebrot de l´Horta está en Catarroja y sirven cestas a Valencia y alrededores, aunque es una gozada ir a recogerlas hasta allí y poder elegir la lechuga o los tomates que vas a comer, y para los niños es una experiencia expléndida.

Os dejo su teléfono y correo por si os apetece contactar con ellos o pedirles más información: 646 391 797 (Datxu) – 661 810 755 (Fran) – Correo electrónico: elrebrotdelhorta@gmail.com

De paso me gustaría compartir con vosotros este vídeo Qué pasa con nuestro sistema alimentario?, donde Birke Baehr, un niño de apenas 11 años nos recuerda la importancia del consumo local, sostenible y ecológico.

Crianza con apego

El juego de los bebés

Un buen ejemplo de que los bebés no necesitan juguetes caros ni sofisticados y que a veces el objeto más simple y cotidiano,
como estas gomas o un papel de celofan arrugado, es lo más versatil y que más juego da.

Es preferible evitar los juguetes electrónicos, que con sus sonidos (normalmente demasiado fuertes y poco armónicos) y luces saturan los sentidos y merman la imaginación.
♥ Cultivad en ellos la sensibilidad por lo bello!

Cita del mes, Crianza con apego, Crianza saludable, Desarrollo, Maternidad

Cómo influimos en la autoestima de nuestros hijos

La imagen que tienen los padres de sus hijos, es la imagen que luego van a tener los hijos de sí mismos.

~ Alicia Banderas, psicóloga y autora de Hijos felices ~


(Un pequeño apunte, compartimos el vídeo porque nos parece interesante en su mayoría, pero desde Tetatet creemos que educar sin castigar no sólo es posible, sino también lo más recomendable).

Cita del mes, Crianza con apego, Empodérate, Lactancia materna

Tetatet ~ cita del mes

Nuestra sociedad está tan desnaturalizada, que en ocasiones nos vemos en la situación de tener que justificarnos y dar explicaciones sobre los beneficios de la lactancia materna y de nuestro comportamiento maternal, como si no fuera lo natural en nuestra especie, algo que el ser humano viene haciendo desde hace más de 2,5 millones de años y que ya hacían sus ancestros.

Inma Riquelme ~ mamá tetatet

Vídeos ♥

Aprendizaje desde el útero

La escritora científica Annie Murphy Paul nos habla de una nueva investigación que demuestra que el aprendizaje más importante ocurre antes de nacer, mientras estamos en el vientre.

Cuando tenemos a nuestros bebés por primera vez podríamos imaginar que son como pizarras en blanco, sin marcas de la vida, cuando, de hecho ya les hemos formado y por el mundo particular en el que vivimos.

No estamos hablando de estimulación fetal, ni de poner musica de Beethoven, es algo mucho más trascendental, sobre como aprendemos y nos preparamos para el mundo que nos espera antes de nacer.

(Para ver el vídeo con subtítulos en español, pon en marcha el reproductor, sitúa el ratón sobre la parte inferior del vídeo y pulsa el icono rectangular con dos líneas horizontales.)

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers